Tu óptica en Terrassa - BarcelonaTu óptica en Terrassa - Barcelona

Orzuelo

Un orzuelo es una inflamación en el párpado, causada generalmente por una infección de uno o más de los folículos de las pestañas (la raíz de la pestaña). Los orzuelos pueden aparecer en la parte exterior del párpado (un orzuelo externo) o la parte interna del párpado (un orzuelo interno).

No es una afección grave, pero puede llegar a ser bastante dolorosa.

ORZUELO EXTERNO

Este es el tipo más común de orzuelo. Se trata de un absceso o úlcera en la piel en el borde del párpado. El absceso apunta hacia el exterior lejos de su ojo. Se desarrolla cuando el área alrededor de la pestaña o una glándula se infectan.

Un orzuelo externo es una inflamación rojiza y tierna al tacto en el borde del párpado que tiende a drenar espontáneamente en poco tiempo. En el lugar de la lesión se palpa un nódulo duro y muy doloroso.

 

ORZUELO INTERNO

Un orzuelo interno es un absceso o forúnculo en la parte interna del párpado. El absceso por lo general apunta hacia adentro, hacia el globo ocular. Se desarrolla cuando una glándula de Meibomio se infecta.

Los orzuelos internos suelen localizarse más lejos del borde del párpado y tardan más tiempo en sanar en comparación con los orzuelos externos, esto es ya que el absceso no puede drenar tan fácilmente.

Las glándulas de Meibomio están en el centro del párpado, justo detrás de las pestañas. Estas glándulas ayudan a mantener los ojos húmedos.

Algunas personas tienen uno o dos orzuelos a lo largo de su vida, mientras que otros lo desarrollan una y otra vez.

 

TRATAMIENTO

No se debe intentar apretar, frotar ni extirpar los orzuelos o cualquier otro tipo de protuberancia del párpado, sino dejarlos que drenen por sí solos.

El tratamiento, consiste simplemente en las medidas higiénicas que ayuden al mantenimiento de limpieza de la zona, para prevenir infecciones. También puede ser de ayuda para liberar la obstrucción de la glándula, la aplicación de compresas calientes. La administración de gotas con antibióticos puede ser eficaz si se ha producido el caso de Conjuntivitis secundaria por contaminación directa en los casos de orzuelos recurrentes o persistentes.

Los orzuelos en algunos casos tienden a dejar como secuela una bolita de grasa dura, que debe ser extirpada quirúrgicamente o bien realizar su drenaje mediante una incisión con bisturí. No deben presionarse para conseguir su vaciamiento, pues con esta maniobra podría diseminarse la infección.